Noemí Girbal recibirá el "Sol de Oro 2015"

 

 

En homenaje a su vasta trayectoria, la investigadora Noemí Girbal-Blacha -experta de la OEI desde 2008 y estrecha colaboradora del Observatorio Iberoamericano de la Ciencia, la Tecnología y la Sociedad (OCTS)- recibirá a principios del próximo mes el galardón "Sol de Oro 2015" que entrega anualmente el diario argentino El Sol, situado en el Partido de Quilmes, Provincia de Buenos Aires.

 

Girbal-Blacha es profesora y doctora por Universidad Nacional de La Plata e investigadora superior del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET, Argentina). Ha ejercido como vicepresidenta de esta institución entre 2008 y 2010, y como presidenta de la Asociación Argentina de Historia Económica entre 1996 y 2001. Miembro de la Academia Nacional de la Historia, doctora honoris causa por la Université de Pau et Pays de l´Adour (Francia, 2007), se ha especializado en historia agraria y ha escrito 20 libros y un centenar y medio de artículos en distintas revistas nacionales y extranjeras especializadas. Entre otras condecoraciones, recibió en 2011 el Premio Bernardo Houssay Trayectoria Científica-Humanidades, entregado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva y la Presidencia de la Nación Argentina.

 

Sobre el "Sol de Oro" que recibirá el 5 de noviembre, en el Teatro Don Bosco de Bernal, Girbal Blacha declaró sentirse muy honrada: "Siempre es grato que se nos reconozca el esfuerzo y el trabajo que realizamos durante toda una vida. Reconforta mucho más cuando los años se suman y se acercan los tiempos de balance personal, profesional y afectivo. Suele ocurrir, al menos en mi caso, que el reconocimiento se da fuera de los espacios donde trabajamos habitualmente. Esta es una distinción que me otorga la comunidad local, un orgullo para mí que soy ciento por ciento producto de la educación y la ciencia de financiación pública".

 

Dada su carrera, marcada por la defensa del estatus científico de las ciencias sociales y las humanidades y del rol de las mujeres en la relación ciencia-género, la investigadora entiende que el premio también puede ser visto como un reconocimiento de la relevancia de esos temas en el ámbito científico actual. "Cualquier distinción que uno recibe siempre es producto de muchas voluntades y esfuerzos sumados y compartidos", dijo Girbal Blacha. "A las ciencias sociales no les ha sido fácil ganar un espacio en el complejo y competitivo mundo de la producción de conocimiento. Por esa razón, cada distinción que recibo la asumo como un homenaje a ellas, a las cuales me dedico desde hace cuatro décadas."

 

Por último, sobre el trabajo de investigador en sí, la científica agradeció el hecho de haber podido desarrollar su vocación a lo largo de una vida entera y de haber contado con la colaboración, el contacto y la amistad de pares y alumnos: "No es simple hacer un inventario de los logros y vaivenes de la carrera académica desarrollada, pero si tuviera que subrayar aspectos que sobresalen del conjunto, diría que esta profesión me ha permitido gustar de un trabajo creativo, motivador, comprometido, generador de amistades y también de redes de trabajo perdurables en el tiempo. Me ha posibilitado compartir la satisfacción de formar y trabajar junto a las jóvenes generaciones de estudiantes universitarios, becarios e investigadores dentro y fuera del país, aportar a la formación y el desarrollo de instituciones científicas y universitarias. En suma, me ha permitido devolver a la sociedad lo que ha invertido en mi formación y disfrutar de un trabajo bien hecho, capaz de trascender los logros individuales".

 

De parte del equipo de trabajo del Observatorio CTS, concluimos diciendo: ¡felicitaciones, Noemí!

 

 

Notas relacionadas:

 

Noemí Girbal-Blacha: "A veces se quiere hacer creer que, porque no trabajamos en un laboratorio, los investigadores de las ciencias sociales no sabemos pensar críticamente"